viernes, 25 de enero de 2013

Claves para la comunicación de ideas

En varias ocasiones he podido charlas con Juan Manuel Mora sobre la dificultad que entraña comunicar, de forma efectiva, ideas o valores de cualquier tipo de compañía. Sus sugerencias me han llevado a leer y trabajar sobre storytelling, branded content, transmedia, y otras herramientas útiles para los departamentos de comunicación de las compañías.

En este artículo quería recuperar una conferencia que impartió en Chile, hace un año, en el que trata las claves para comunicar ideas. Previamente, él establece dos requisitos: tener claros los mensajes que deseamos difundir y tener claras las reglas de la comunicación.

En síntesis -aunque aconsejo leer la conferencia, que no es larga-, Juan Manuel Mora propone nueve claves para realizar un buen trabajo de comunicación de intangibles:

En un entorno de saturación informativa,
el mensaje ha de ser relevante y claro.
1. Sobre el mensaje
a) Positivo: un promotor de valores ha de tener el espíritu del emprendedor, que desea sacar adelante una empresa, no de quien desea poner límites a las acciones de los otros.
b) Relevante: cuando se trata de intercambiar ideas, comunicar no es discutir para vencer, sino dialogar para convencer.
c) Claro: hay que buscar palabras sencillas y claras, aun sabiendo que no se trata de transmitir de modo banal cuestiones difíciles.


2. Sobre la persona que comunica
a) Credibilidad: Una institución, como una persona, no se dota a sí de credibilidad: tiene que merecerla, con sus acciones socialmente responsables y hacer lo posible para le sea concedida por terceros (normalmente, los periodistas).
Las ideas propuestas deben estar llenas de humanidad.
b) Empatía: La comunicación es siempre una relación que se establece entre personas.De ahí la importancia de escuchar y de hacerse cargo de las preguntas del otro. Las propuestas de valores no pueden ser agresivas ni arrogantes. En la sociedad de la comunicación, convencen las propuestas llenas de sentido y de humanidad.
c) Cortesía: Quien tiene convicciones firmes puede caer en la tentación de defender su postura de forma radical, como hacen muchos otros.El espectador no escucha lo que dicen, observa a quienes hablan, sus comportamientos y actitudes.


3. Sobre el modo de comunicar
La comunicación de valores
necesita de tiempos largos
a) Profesionalidad: La profesionalidad lleva a respetar la metodología, los argumentos y la terminología propios de cada tema de discusión; conocer los modos de trabajo de los medios de comunicación.
b) Transversalidad: Quien desea hacer una propuesta de valores tiene más posibilidades de convencer cuando esa propuesta tiene alcance universal, transversal, aceptable por personas de cualquier orientación.
c) Gradualidad: La comunicación de ideas tiene mucho que ver con el “cultivo”: sembrar, regar, podar, limpiar, esperar, antes de cosechar. La comunicación de ideas y valores afecta a convicciones y comportamientos, que no cambian de la noche a la mañana y tienen tiempos largos de maduración intelectual y existencial. Lo contrario de este principio es la prisa y el cortoplacismo que llevan a la impaciencia y muchas veces también al desánimo, porque es imposible lograr grandes objetivos en plazos cortos.

Estos son los nueve principios: en estas condiciones -con mensajes positivos, relevantes y claros; transmitidos por personas creíbles, empáticas y amables; de forma profesional, transversal y gradual- la comunicación de ideas y valores alcanza buenos resultados.

Y, como última clave: la brevedad, auténtica regla de oro de la comunicación. Es un valor tan aceptado que no necesita ser explicado. Decía Shakespeare que la brevedad es el alma del ingenio.